Nuestro turrón de yema cubierto con azúcar quemada.

 

Leyenda de alérgenos